Educación Contable y Financiera en Puebla

la contabilidad y las finanzas son para ti

 

El dinero se ha convertido en un protagonista central en la sociedad; está presente en prácticamente todas las actividades que realizamos y, con el desarrollo tecnológico, ha adoptado formas diversas y complejas. Sin embargo la educación para manejar el dinero no ha evolucionado. 


En FINANZAS BIEN mostramos a las personas, parejas, familias y empresas, cuál es el camino de la mejora financiera. Presentamos aquí ideas y propuestas para que el manejo y la organización del dinero permita que logremos aquello que para cada uno de nosotros vale en la vida.

Basamos estos conceptos en los principios básicos de la contabilidad y las finanzas,  y los hacemos accesibles a todas las personas y empresas.

Administrar bien el dinero

La educación financiera tiene dos vertientes: la que nos lleva a generar excedentes y a administrarlos bien, y la que nos ayuda a relacionarnos mejor con el dinero.

Aquí en FINANZAS BIEN te orientamos en ambos sentidos, porque el dinero es una herramienta que podemos controlar para el logro de nuestros objetivos en la vida.

Las finanzas son asunto nuestro


En una calle que transito con frecuencia hay una casa en la que al pasar las personas, un enorme mastín napolitano les hace brincar del susto, porque se lanza contra la reja y ladra sorpresiva y escandalosamente. Es tan desagradable la sensación, que los vecinos evitan pasar frente a la casa, y parece que esa es la intención del dueño: que la gente ni siquiera se acerque a lo que considera sus dominios. Esta situación me recuerda a algún pseudoanalista económico cuya fisonomía y lenguaje hablado y corporal son tan desagradables, que es irrelevante el contenido de sus comentarios; el mensaje del programa está en la forma y es claro: la economía y las finanzas son temas elevados que el común de las personas no deben abordar, por eso tengo a mi mastín napolitano “tiranetas” para que los mantenga lejos de mis dominios y les “explique” “la verdad”. 

Pero la realidad es otra: la contabilidad, las finanzas y la economía, son temas cuya comprensión es, o debe ser accesible a todo mundo. Además es necesario y conveniente, para todo mundo, acceder a estos temas para comprenderlos y actuar de la mejor manera e influir en las decisiones que nos incumben, precisamente por eso: porque nos incumben, porque nos afectan, tanto en lo personal, como en lo colectivo. Son temas de todos. La contabilidad, las finanzas y la economía de una familia y de un país son mejores entre mejor las comprende todo mundo, porque las finanzas nacionales se componen de las finanzas de las personas, de las familias y de las empresas micro, pequeñas y grandes. La crisis de 2009 se debió a un enorme conjunto de decisiones familiares norteamericanas de endeudarse más allá de su capacidad de pago; decisiones basadas en la publicidad y en la ignorancia; decisiones basadas en la idea de que esos temas son difíciles y hay que dejárselos a los especialistas. Nada más falso...y peligroso. 

Me recuerda también a un político que le dijo a un cineasta que debería seguir haciendo películas y que los temas de política y economía se los dejara a los que sí saben de “eso”. Es el mismo mensaje del mastín napolitano: “no te metas en mis dominios”. Pero justamente, los que ellos creen que son sus dominios, son los dominios de todos y una democracia funciona bien a partir de la participación informada de la mayor cantidad de personas. De otra manera, llegamos a situaciones como la que vivimos actualmente, donde no hay empleo suficiente, ni perspectivas de generar trabajo para todos; donde la inseguridad crece y se cree que avanzamos al poner botones de pánico por todos lados; donde la educación es deficiente y donde pesan más los anuncios publicitarios falsos, que las decisiones informadas del común de las personas.

 Porque nos afectan a todos seriamente, todos deberíamos tener elementos para analizar y entender seriamente los temas que permiten que la economía funcione mejor o que por lo menos vaya en una ruta adecuada: en una ruta de dinamismo, de distribución de riqueza, de progreso y evolución humana sustentable. En el mundo hay preocupaciones similares y hay propuestas similares. Un ejemplo de ello es el libro Utopía para realistas de un autor holandés que hace propuestas muy interesantes y bien sustentadas, como son la renta básica universal y la semana laboral de 15 horas. Temas que, por utópicos y lejanos que parezcan, están más cerca de todos nosotros y nos afectan más directamente de lo que pensamos. Por ello sugiero la lectura del libro que es de acceso libre y podemos enviarlo a quien lo solicite a cpelaez@finanzasbien.com. 


Vamos a hablar en estas semanas sobre estos temas, porque dejarlos a los pseudo-especialistas, es el camino para que la sociedad se arrepienta más delante de las decisiones que toman los presidentes de porquería, como en EUA (y no lo digo yo, lo dicen los miles de norteamericanos que se manifestaron el pasado fin de semana en esa nación, en contra de la expresión ofensiva de su presidente).


Escriban a: cpelaez@finanzasbien.com

FINANZAS COTIDIANAS