Desigualdad increíble


Hay, sin duda, personas que piensan que no es un problema la desigualdad en la distribución de la riqueza y de los ingresos en el mundo. Aunque son una minoría, su opinión y, sobre todo, su poder económico - político son importantes e influyen para que la situación y la trayectoria de las economías del mundo vayan en la dirección que van, porque no ven en eso un problema. Según ellos, la situación es conveniente y mejora cada año. Para ellos, la desigualdad es natural y las cosas pueden continuar como están porque creen que, en algún momento, la enorme riqueza que se produce año con año en todo el mundo, gracias a la globalización y a la tecnología, terminará llegándole a todos. De acuerdo con esta llamada teoría del goteo, la solución de la pobreza es cuestión de tiempo y sólo hace falta que los pobres tengan paciencia.

Sin embargo, hay muchas evidencias de que la desigualdad, que efectivamente es natural porque todos los seres humanos somos diferentes, tratándose de desigualdad económica, ya rebasó desde hace algún tiempo los límites razonables o aceptables y, por lo tanto, es un problema que es necesario y urgente corregir. Esta es la opinión de más del 75% de la población encuestada por un equipo de investigación de Oxfam Internacional, que entrevistó más de 70 mil personas de 10 países. Por esta opinión generalizada, dice Oxfam, “es difícil encontrar un líder político o un líder empresarial que no exprese públicamente su preocupación por la desigualdad. Sin embargo, lo que cuenta son las acciones, no las palabras…” Desde Estados Unidos hasta Nigeria, los presidentes prometen mejorar la situación de los menos favorecidos pero sus políticas en la práctica concentran más la riqueza, como lo demuestran las investigaciones cuyos resultados publicó en su informe el mes pasado dicha organización internacional, Oxfam, entre los que destaca que del crecimiento de la riqueza mundial del año pasado, 82% fue a parar a manos del 1% más rico y la mitad de la población no recibió nada de ese crecimiento.[1]

En dicho informe “Premiar el trabajo, no la riqueza”, se explica que es necesario y urgente reducir la desigualdad, porque: “En todo el mundo, la economía del 1% más rico se construye a expensas de trabajos mal pagados, a menudo ocupados por mujeres, que reciben salarios miserables sin que se respeten sus derechos fundamentales.”[2].

Pero si económicamente es aberrante que el 1% de la población reciba esos desmesurados beneficios, es más aberrante lo que pasa dentro de ese 1%. El 0.00002%, de la población, los 1,690 mil millonarios de 2016, vieron crecer su riqueza en 762 mil millones de dólares. Esta cantidad alcanzaría para eliminar la pobreza extrema siete veces. 7 veces. Si en lugar de ganar el 12% sobre su riqueza, los 1,690 mil millonarios sólo hubieran ganado el 10% anual, no habría pobreza extrema en todo el mundo.

Y un dato más. A nivel mundial, con ese 12% anual, cada uno de los mil millonarios vieron un incremento promedio en su riqueza por un equivalente de 22 millones de pesos diarios; pero en México, dada la misma tasa y la riqueza de los 15 milmillonarios mexicanos, puede estimarse que estos recibieron, en promedio, el equivalente a 46 millones de pesos diarios. No 22, sino 46 millones de pesos diarios, c/u. 15 personas[3].

La percepción social mundial es correcta: en necesario, y urgente, reducir drásticamente la desigualdad en la distribución del ingreso y de la riqueza. Mientras haya tiempo.

Si están interesados en un resumen o en el informe completo de Oxfam y la nota metodológica, consulten www.finanzasbien.com o escríbanme a: cpelaez@finanzasbien.com

[1] Oxfam Internacional. Premiar el trabajo, no la riqueza. Enero de 2018. Sumario, p. 9-11
[2] Oxfam Internacional. Premiar el trabajo, no la riqueza. Enero de 2018. Sumario, p. 8
[3] Forbes (2017), Billionaire list. Disponible en https://www.forbes.com/billionaires/list/

FINANZAS COTIDIANAS

Educación Contable y Financiera en Puebla


Administrar bien el dinero

La educación financiera tiene dos vertientes: la que nos lleva a generar excedentes y a administrarlos bien, y la que nos ayuda a relacionarnos mejor con el dinero.

Aquí en FINANZAS BIEN te orientamos en ambos sentidos, porque el dinero es una herramienta que podemos controlar para el logro de nuestros objetivos en la vida.

la contabilidad y las finanzas son para ti

 

El dinero se ha convertido en un protagonista central en la sociedad; está presente en prácticamente todas las actividades que realizamos y, con el desarrollo tecnológico, ha adoptado formas diversas y complejas. Sin embargo la educación para manejar el dinero no ha evolucionado. 


En FINANZAS BIEN mostramos a las personas, parejas, familias y empresas, cuál es el camino de la mejora financiera. Presentamos aquí ideas y propuestas para que el manejo y la organización del dinero permita que logremos aquello que para cada uno de nosotros vale en la vida.

Basamos estos conceptos en los principios básicos de la contabilidad y las finanzas,  y los hacemos accesibles a todas las personas y empresas.